EL POSO DE LA ESPERA

Un día recibí un mail de alguien a quien apenas conocía. Me contaba que sabía algo que creía que me gustaría: El Conco o Confiture de Vieux Garçon. Por aquel entonces, en mi cabeza se empezaba a perfilar lo que más adelante llamaríamos Devenir, y aquel mail inocente fue un claro catalizador. Infinitas gracias, Laura.

IMG_1209.jpg

Se trata de una conserva de origen francés. El proceso empieza en primavera. Coges un tarro, lo llenas de vodka y vas añadiendo la fruta de cada temporada en su punto más óptimo, junto a una buena cantidad de azúcar. Lo guardas en un armario. Fresas, cerezas, albaricoques, melocotón, uvas… poco a poco, con el paso de las estaciones, el tarro se va llenando. La fruta se va ablandando,  va perdiendo el color, y el vodka va cogiendo el sabor dulzón del paso del año. En invierno, cuando la fruta ya está macerada, puedes colar el licor y, bien fresquito, brindar en las sobremesas. La fruta se usa para hacer mermeladas, tartas o bombones que puedes degustar en navidad o a lo largo de los meses fríos.

El vodka va cogiendo el sabor dulzón del paso del año

La espera, el paso de un año entero y el concepto de ciclo, los colores y azúcares de cada estación, la lentitud y tradición, quedan impregnados en esta sencilla conserva, y por ese motivo el Conco nos pareció  un buen hilo conductor para todo lo que queremos contar en Devenir.   Mònica y yo llevamos desde primavera construyendo nuestro Conco, que guardamos en la alacena, esperando con ilusión la llegada del invierno.


Fotografías: Mónica Bedmar - Texto: Caterina Pérez